miércoles, 15 de febrero de 2012

Corazones Rotos


Hay muchas clases de AMOR.  Quiero compartir con ustedes otra perspectiva del amor, una con la que estoy totalmente de acuerdo. 

Creo que no hay forma más bonita de decirlo, así que lo comparto con las palabras del fundador de Love146 (Una fundación contra el tráfico y abuso sexual de niños), Rob Morris.  http://vimeo.com/18411626

¿Cuándo merece la pena celebrar un corazón roto?
....cuando cambia el mundo.

¨También hay un lado positivo al que se nos parta el corazón.  A menudo intentamos fortalecer nuestro corazón y protegerlo de que se rompa, simplemente por miedo de lo que podemos encontrar o lo que puede ocurrir.¨

A veces nos duele tanto el corazón que ponemos todo de nuestra parte para evitar que se nos parta.  Pero quizás no deberíamos de evitarlo.  Porque cuando se nos rompe el corazón en un millón de trocitos ¨en ese momento algo ocurre. Es el corazón roto el que nos hace humanos y solo cuando se nos parte, puede salir lo que tenemos dentro. ¿Y a que se parece? ...a compasión, amor, justicia, esperanza y acción.  Celebremos un corazón roto porque son los corazones rotos quienes cambian el mundo

¿Sabéis lo que pienso que es VALIENTE? Arriesgarte a que te rompan el corazón, sabiendo que te va a doler. Y a pesar de ello, elegir tirar para adelante porque sabes que cuando se nos rompe el corazón, saldrán todas esas cosas bonitas que tenemos dentro.  Ya sabéis, esas que tanto miedo nos da mostrar y de las cuales quizás no nos atreveríamos a mostrar de no ser por el corazón roto.

Creo que a todos se nos ha partido el corazón por un motivo u otro alguna vez en nuestra vida. Os dejo con una frase para rellenarla vosotros.

A mí se me partió el corazón en un millón de trocitos con o cuando __________________.


Y ahora, ¿qué vamos a HACER con ese corazón partido?

¿Por qué no......aprovecharlo para cambiar el mundo?

6 comentarios:

  1. Hola Teresa

    Estoy totalmente de acuerdo. Si no te arriesgas a que te rompan el corazón no vivirás cosas bonitas, ni aprenderás a ser buena persona.

    A mi se me ha partido el corazón muchas veces porque soy muy sensible, quizás, pero me puedo acordar de la primera ver que un chico me partió el corazón, tenía sólo 13 años y fue muy duro. Pero ahora no me queda un sentimiento malo, sino todo lo contrario. Lo recuerdo con cariño.

    Un beso muy fuerte Teresa y gracias! :)

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Me encantan los mensajes "sencillos" que hacen que el alma se mantenga suspendida en las nubes durante unos segundos, y de repente, como un flash, con los pies en el suelo de regreso, uno se diga: "!Es verdad!".

    !Es verdad!

    ResponderEliminar
  3. La sabiduría popular dice que tras una situación emocionalmente estresante y negativa somos más vulnerables a sufrir enfermedades, especialmente relacionadas con el corazón. Un estudio reciente intenta confirmar científicamente esa asociación. Artículo relacionado con la cardiopatía isquémica

    ResponderEliminar
  4. Hola Chelo,

    ¡Toca arriesgar!

    Un fuerte abrazo...Teresa

    ResponderEliminar
  5. Hola Julián,

    Me alegra que el mensaje te haya llegado. Es simple, pero potente.

    Un abrazo enorme...Teresa

    ResponderEliminar
  6. Hola Guzman Gonzalez,

    Estoy totalmente de acuerdo y está más que estudiado, cuando vivimos situaciones emocionalmente estresantes, aumenta los riesgos de ataques de corazón, etc. Precisamente el otro día leía un artículo sobre ello. No recuerdo exactamente el porcentaje, pero era altísimo. Es más, hay estudios de la Universidad de Harvard que demuestran que entre un 60-90% de las visitas a médicos de familia son por causas emocionales.

    De ahí la importancia de saber qué hacemos cuando se nos ¨rompe el corazón¨. Lo que está claro es que no podemos ir por la vida sin que ocurra, no podemos evitar situaciones dolorosas. Pero, si podemos controlar nuestras respuestas emocionales ante una adversidad y elegir cómo queremos interpretarlo.

    En este post, lo he querido llevar un paso más. Aceptar que hay dolor, gestionar nuestras emociones y ahora....¿qué hacemos con lo que ha ocurrido?

    Uno de los secretos de la felicidad está en ese pasito más.

    Un fuerte abrazo y gracias por leer mi blog...Teresa

    ResponderEliminar